Samsung ataca con su Galaxy s4 para convertirlo en el smartphone más vendido del año.


Samsung Galaxy S III vs. iPhoneanto tiempo esperando al mata iPhone y todo apunta a que Samsung ya ha encontrado el arma definitiva: el Galaxy S4. La nueva estrella de la industria del móvil llegará a las tiendas a finales de abril, con un precio en torno a los 550 euros, y con el objetivo de consolidar el liderazgo mundial del fabricante surcoreano. 
Se trata de la nueva pesadilla de Apple. Los expertos consideran que será el smartphone más vendido de 2013, algo fácil de extrapolar visto el rendimiento de su antecesor, el Galaxy S3, con más de 50 millones de unidades vendidas en 2012. Ante el dulce momento que ahora saborea del gigante asiático, los analistas comienzan a hablar de cambio de ciclo en la firma de la manzana.
Precisamente, el nuevo rey de la galaxia de los smartphones ha deslumbrado en el Radio Music Hall de la neoyorquina Times Square, en el corazón de la capital del mundo, en una puesta en escena que viene a representar el poderío y la ambición de una compañía convencida de que su S4 ganará a Apple en todos los terrenos, empezando desde la propia casa de su rival.
La cuarta entrega de la saga de los Galaxy ofrece una apuesta tan sólida como previsible. La estrategia es la misma que ha conducido al éxito al gigante asiático en los últimos años: acomodar los mejores componentes disponibles en un conjunto capaz de seducir a decenas de millones usuarios, cada vez más exigentes y entendidos.
Las especificaciones técnicas están en línea con lo que se venía especulando en la víspera. No hacía falta arriesgarse mucho para aventurar que si la calidad de la pantalla del Galaxy S3 ya era excelente, ahora no sólo es mejor, sino que también es apreciablemente más grande, hasta las cinco pulgadas (1920 x 1080), enriquecido con la tecnología Full HD Super Amoled de la casa.

Parecido al 'Note II'

Si el procesador del modelo anterior ya era uno de los más avanzados del sector, ahora el S4 prevé elevar sus prestaciones con un microprocesador Quad Exynos 5450, de ocho núcleos, con casi 2 GB de memoria RAM (teóricamente dos veces más poderoso que el del iPhone 5).
Como no puede ser de otra forma, la cámara de fotos emprende un salto hasta los 13 megapíxeles (con una óptica frontal de dos megapíxeles), capaz de grabar vídeo en Full HD. Sobre la batería dicen que es mucho más duradera que la de sus iguales y el sistema operativo que rige la máquina es el más inteligente de la familia Android, ahora con la versión 4.2.2, conocida como Jelly Bean.
El nuevo equipo incorpora la conectividad LTE, de super banda ancha móvil, además de HSPA+, GSM, GPRS, Edge, A-GPS y Glonass). Tampoco falta la tecnología NFC para realizar micropagos seguros a través de radiofrecuencia. Además, el gadget tiene altavoz frontal, Bluetooth 5.0 y llegará al mercado en colores blanco y negro, en las versiones de 16, 32 y 64 GB de capacidad de almacenamiento.
Las habilidades del equipo Galaxy Note II también se incorporan al nuevo Galaxy S4, como la capacidad para crear anotaciones sobre la pantalla, retocar fotografías con un potente software de edición y crear vídeos y animaciones casi sobre la marcha.
A lo anterior hay que añadir decenas de pequeños detalles, como el afinamiento del sistema de seguimiento de ojos sobre la pantalla, ya probado en el Galaxy S3. El dispositivo incluye algunas de las patentes más diferenciales de Samsung: S-Art, S-Planner y S-Choice. También añade el sistema S-Pen, teclado qwerty virtual y el software Swype de escritura rápida. Estas sugerentes novedades cautivan en las distancias cortas y engatusan a los usuarios hasta convertirlos en prescriptores. En eso último ya está todo inventado: al final, el boca a boca siempre es más efectivo que la más generosa campaña de marketing, y eso es mucho decir tratándose de Samsung, cuyo entusiasmo económico para posicionar su marca es la envidia del negocio. Los analistas de Asymc aseguran que el presupuesto promocional de Samsung en 2012 fue superior a la suma conjunta de Apple, Microsoft, Hewlett-Packard, Dell y Coca-Cola.
Al primer vistazo, el móvil ofrece todos los argumentos para prolongar la feliz trayectoria descrita por sus antecesores. El departamento de innovación de Samsung se ha ganado el sueldo con propuestas que abren nuevos caminos para la industria, como las capacidades multimedia del equipo y su disposición para comunicarse con otros dispositivos. En cuestión de diseño, Samsung ha avanzado con pies de plomo y ha renunciado a posibles piruetas para no encarecer el producto con materiales ajenos al plástico. Hasta la fecha no le ha ido mal.

El reto de consolidarse

Como es conocido, Samsung se ha encumbrado en lo más alto del negocio de la telefonía móvil y ahora afronta un reto aún más exigente: Mantener su hegemonía y soportar la presión de los líderes. En ese estado de máxima exigencia irrumpe ahora con un modelo que evoluciona lo mejor de sus virtuosos hermanos. La generosa pantalla no afecta de forma sustancial al tamaño del móvil. Para lograr la cuadratura del círculo, los diseñadores han reducido la carcasa del smartphone todo lo posible para ganar el máximo espacio operativo.

Madruga más que su rival

El nuevo buque insignia del fabricante coreano se aprovecha de una circunstancia que puede resultar determinante en su sector: nace en primavera, mientras que la próxima versión del iPhone lo hará casi seguro a principios de otoño. El tiempo juega a favor de los coreanos, elemento que podría arrebatar un gran número de usuarios de Apple. Hasta que los estrategas de Cupertino muevan pieza, el smartphone de referencia de Samsung dispone de toda la primavera y verano para sacar ventaja a su inmediato perseguidor.
En pocas semanas, los usuarios más impacientes podrán reservar la compra, con el reto de superar la marca de S3, que en apenas 15 días sumó más de nueve millones de órdenes de pre-registros.
Los antecedentes son muy favorables, ya que la pujanza comercial de los hermanos del Galaxy 4 fue incontestable. Los últimos datos de la consultora IDC apuntan que Samsung vendió casi 216 millones de dispositivos durante 2012 (la mitad de ellos Galaxy), con un crecimiento de casi el 130% respecto al año anterior. Con semejante despegue, es lógico que Apple considere a Samsung como su peor pesadilla.

Entradas Relacionadas


Publicidad

Deja tu comentario!

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada