El Senado de EE UU avanza a favor de que se graven las ventas por Internet


Hasta ahora, cada vez que una iniciativa para imponer impuestos a las ventas por Internet llegaba al Congreso, era rechazada por los legisladores, una tendencia que este jueves ha truncado el Senado con la decisión adoptada por mayoría (63-30) para una legislación que grava todas las transacciones online se vote de manera definitiva el próximo 6 de mayo. La norma, bautizada como Ley del Mercado Justo, no sólo ha provocado el enfrentamiento de políticos del mismo partido, sino que también ha propiciado una pugna en el mudo de los negocios, con Amazon, a favor de la propuesta, y Ebay, en contra, encabezando la batalla por ambos bandos. No obstante, aunque la disposición se ha abierto paso en la cámara Alta, parece abocada a fracasar en la Baja.
La Ley del Mercado Justo obliga a todos los operadores que venden por Internet a imponer un impuesto sobre sus transacciones y que lo destinen a las arcas de los Estados y municipios en los que se ha efectuado la compra. De acuerdo con la legislación actual, los Estados únicamente pueden recaudar tasas de los establecimientos con presencia física en su territorio, lo que coloca en situación de desventaja a los pequeños comercios de venta tradicional frente a los que venden por Internet, cuyas transacciones no están sujetas a ningún recargo impositivo.
Los promotores de la norma, el demócrata Dick Durbin y el republicanoMike Enzi, han presentado el texto como una defensa del pequeño comercio, mientras que sus principales opositores aseguran que, de entrar en vigor, se produciría un caos impositivo, convirtiendo a los comerciantes en recaudadores de nuevos impuestos. La Casa Blanca respaldó este lunes la ley porque “permitirá equilibrar la competitividad entre los establecimientos locales con las grandes compañías que tienen presencia online”.
La mayoría de los Gobernadores, demócratas y republicanos, también se ha mostrado a favor de la legislación, ante la perspectiva de poder recaudar entre 22.000 y 24.000 millones de dólares de las ventas por Internet. Solo se oponen los dirigentes de Delaware, Montana, Oregon, New Hampshire y Alaska, los únicos que no imponen ningún tipo de tasas a cualquiera de las transacciones que se realizan en su territorio. “No es sólo un asunto de justicia para el pequeño comercio, es también un un asunto sobre los impuestos estatales”, explicó Dan Crippen, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Gobernadores.
La Ley del Mercado Justo obliga a todos los operadores que venden por Internet a imponer un impuesto sobre sus transacciones
En 2012, las compras por Internet recaudaron 226.000 millones de dólares, un 16% más que el año anterior, según el Departamento de Comercio, un jugoso pastel para las arcas estatales y municipales.
Los Gobernadores, los pequeños comercios o la poderosa Federación Nacional de la Venta al Por Menor de EE UU no son los únicos que están a favor de imponer gravámenes a las ventas por Internet. Amazon, el gigante del comercio electrónico, es quizás, el más poderoso e inesperado impulsor de la norma. Una férrea opositora de la iniciativa, la compañía, ahora, ha cambiado drásticamente de postura.
En los últimos meses Amazon ha abierto centros de distribución en la mayoría de los Estados del país para acelerar la entrega de sus productos. Este proceso supuso un quebradero de cabeza legal para la empresa, que tuvo que lidiar con cada uno de los diferentes regímenes de tasas estatales para poder afianzar su logística. La compañía ahora está a favor de una sola infraestructura impositiva en lugar del actual puzzle de gravámenes. “Amazon apoya un sistema de impuestos más simplificado que se aplique a todos los comercios”, indicó en una carta enviada a los senadores el vicepresidente de la compañía, Paul Misener.
Amazon, que junto a otros pequeños comerciantes ha creado una página web para presionar al Congreso a favor de la norma, se enfrenta a otro potente contendiente: Ebay. La empresa de subastas por Internet ha desembolsado en lo que va de año 480.000 dólares para derrotar a la ley y ha hecho una llamada a los internautas para que se sumen a su campaña. “Espero que estén de acuerdo en que imponer impuestos innecesarios a los pequeños negocios online es una mala idea”, escribió el consejero delegado de Ebay, John Donahoe, en una carta remitida a sus clientes. “Apóyennos, haciendo ver a los miembros del Congreso que ellos deberían proteger a esos negocios, no apartarlos del mercado”, demandaba Donahoe.
En las últimas semanas, conforme se hacía evidente que la ley podía pasar el primer obstáculo del Senado, Ebay parece estar dispuesta a hacer concesiones, admitiendo un impuesto del que estuvieran exentos, no los comercios cuyas ganancias anuales no superen el millón de dólares, como se contempla ahora en la disposición, sino todos los negocios que no excedan los 10 millones. A la vuelta del receso que se toma el Senado la semana que viene, se comprobará quién sale vencedor de esta contienda.

Entradas Relacionadas


Publicidad

Deja tu comentario!

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada